En Goldcorp, estamos comprometidos a administrar nuestro impacto en el medio ambiente. Después del cierre de una mina, nuestro objetivo es dejar un legado sostenible para las generaciones presentes y futuras del que podamos sentirnos orgullosos. La mina Marlin de Goldcorp, la primera mina de oro a gran escala de Guatemala, cerró en 2017 y se ha convertido en un área recuperada y reforestada de interés e investigación sobre biodiversidad.

Uno de los mayores compromisos ambientales enumerados en la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) de la Mina Marlin, que es el proceso de examinar con anticipación los efectos ambientales de un proyecto propuesto, fue el de recuperar 190 hectáreas de bosque durante su operación. Esta fue una compensación por las 60 ha que se vieron afectadas por la construcción y operación de la mina.

Para cumplir con este compromiso, el equipo ambiental buscó un lugar dentro de la propiedad de la mina que pudiera tener un gran impacto una vez recuperado. La zona seleccionada era también una zona de recarga hídrica, lo que significaba que la recuperación de esta área aseguraba la protección del agua, permitiendo así la reproducción de flora y fauna.

Para 2016, de las 190 ha comprometidas, 632 ha de bosque de pinos habían sido recuperadas. Esto es más de tres veces lo requerido por la EIA, y 10 veces más del bosque encontrado antes que comenzara la construcción de la mina.

El programa la Recuperación del Bosque se basó en una serie de medidas. Para la reforestación, siete especies de árboles nativos fueron seleccionadas para ser sembradas. Un millón de árboles han sido plantados y donados a las comunidades locales. Además, la EIA determinó la existencia de especies protegidas en los bosques a los alrededores de la mina Marlin. Una de estas son las epífitas, conocidas comúnmente como “plantas aéreas” las cuales crecen en la superficie de una planta y extraen la humedad y nutrientes del aire, lluvia y agua.  Algunos especímenes de esta planta fueron rescatados y reproducidos en Marlin antes de reinsertarlos en el bosque. Los mismo fue hecho con animales como reptiles y mamíferos.

Se inició un inventario de biodiversidad en 2010, con el objetivo de identificar la población y tipo de fauna presente en el bosque. El inventario incluyó insectos, reptiles, mamíferos, aves y peces. Se implementó en Enablon (programa de reporte interno) un módulo para la observación de fauna para que pudiéramos registrar cada vez que un empleado capturara un animal. El módulo puede generar estadísticas y aceptar evidencia fotográfica.

En 2004, se inició un programa de reforestación comunitaria con el Instituto Nacional de Bosques (INAB) en Guatemala para motivar a las comunidades a sembrar árboles. En este programa, se entregaron árboles a las familias para que sembraran en sus tierras. Goldcorp realizó un pago mensual a las familias certificadas por INAB que estuvieran cuidando de las plantas. 133 familias se inscribieron en el programa, y se les pagó más de $114,000.

Se les impartió un entrenamiento a las comunidades para que los residentes entendieran la importancia de preservar el bosque, así como los animales y las plantas de las áreas de bosques. Los miembros de las comunidades aprendieron a registrar observaciones, cómo rescatar animales heridos y los procedimientos adecuados para el manejo de especies en peligro de extinción.

Con estas nuevas áreas protegidas, los animales han vuelto a vivir y reproducirse en gran número. Este fenómeno fue documentado en tres libros. Uno titulado “Guía de Flora y Fauna Silvestre de Mina Marlin y sus alrededores”, el cual presenta imágenes y descripciones breves de las especies encontradas en los bosques recuperados. El libro fue presentado en 2016 a universidades e instituciones como una herramienta científica que muestra la importancia de preservar el bosque y como una demostración de nuestro compromiso con el ambiente y la educación.

Marlin se ha convertido en un centro de actividad para la observación de aves, con más de 185 especies registradas en el sitio en 2018, un incremento notorio respecto de las 80 especies vistas en 2010. Desde 2016, Marlin ha implementado el “Programa de observación de aves” usando la plataforma ebird.org del Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell. Esta plataforma mantiene estadísticas y compara las tendencias en la migración y reproducción de las aves. Como resultado, han sido creadas dos publicaciones: “Aves Silvestres Mina Marlin, Guía Ilustrada” y “Aves Silvestres Mina Marlin, Catálogo Fotográfico”. Ambos libros contienen información técnica sobre las especies de aves encontradas en Marlin, así como fotografías tomadas en el sitio.

En 2016, el Consejo de Áreas Protegidas (CONAP) extendió una Licencia de investigación biológica a la mina Marlin. Esta fue la primera vez que una licencia de este tipo fue otorgada a una organización de la industria privada. A través de esta licencia, el CONAP reconoció a la mina Marlin sus esfuerzos por preservar la biodiversidad en el área y luchar contra los efectos del cambio climático.

La reducción de la erosión, la preservación de especies, la protección del agua y el aire limpio son algunos de los beneficios de este programa. Uno de los principales legados que dejaremos en Guatemala es a través de nuestro compromiso del cierre responsable de la mina, la gestión ambiental, la investigación y educación, y la recuperación del bosque a los alrededores de la mina Marlin.

Para conocer más sobre los compromisos de Goldcorp con el ambiente antes, durante y después de la minería, visite nuestro Reporte de sustentabilidad de 2017.

Suscribirse

Suscribirse a las actualizaciones del blog