Las prácticas de gestión de tierras en el proceso minero pueden tener un impacto ambiental sobre el suelo alrededor del sitio de la mina. La labranza, el desbroce y la eliminación de la vegetación nativa pueden alterar las condiciones de vida y los nutrientes de los organismos del suelo, dando lugar a una degradación de sus microambientes, en particular con una reducción de los productos biológicos del suelo, tanto en la biomasa como en la diversidad.

Sin la presencia de los organismos que descomponen la materia orgánica del suelo y unen sus partículas, la estructura del suelo puede ser fácilmente dañada por la lluvia, el viento y el sol. Esto puede provocar la escorrentía del agua de lluvia, la falta de infiltración del agua y, a la larga, la erosión del suelo, eliminando así el potencial alimento para los organismos, la materia orgánica de la capa superficial del suelo. Sin embargo, las técnicas de remediación probadas y exitosas utilizadas por especialistas experimentados en control de erosión, pueden restaurar la tierra a su estado original antes del inicio de las operaciones mineras.

Tal fue el caso en la mina El Sauzal de Goldcorp, ubicada en el municipio de Urique, Chihuahua, México.

La vida activa de la mina El Sauzal terminó en 2014. Después del cierre, se inició la restauración ambiental de las 269 hectáreas que conformaban el sitio de extracción de oro a tajo abierto.

Desde mayo hasta agosto de 2016, se utilizaron diversas técnicas de control de la erosión, incluida la instalación de 6,000 metros lineales de acacias para control y conservación del suelo, y 20,000 metros de mantas a base de fibra de coco para el control de la erosión en pendientes pronunciadas.

También se estableció un vivero de plantas en el lugar. Tras la estabilización del suelo, se reforestaron 68 hectáreas con más de 60,000 plantas nativas. Se esparcieron hierbas nativas a mano en terraplenes empinados que oscilaban entre 1:2 y 1:3, y en partes de la mina que eran inaccesibles para los vehículos o equipos.

La lluvia diaria planteó nuevos desafíos para la estabilización de las pendientes alrededor del sitio. Las pruebas del suelo ofrecieron informes preocupantes, incluyendo menos de 0.8 % de materia orgánica, casi ningún signo de nutrientes para las plantas, composición rocosa del suelo y el pH con un rango de 3 a 5. La falta de capacidad de la estructura del suelo para compactarse o estabilizarse generó ciertas preocupación sobre erosión laminar en las vías hídricas construidas.

Los desafíos del suelo y las pendientes se estabilizaron mediante la aplicación de 13.56 hectáreas de hidrosiembra, realizadas con una máquina de 550 galones y mangueras extendidas de hasta 400 pies (122 metros). Se utilizó una máquina más pequeña para lograr acceso a terrenos difíciles de alcanzar. Además, un mantillo de hidrosiembra, una combinación de fibras de paja de trigo con polímeros aglutinantes entrecruzados de alta resistencia, abordó los requisitos biológicos, químicos y físicos para estabilizar y restaurar la vegetación en los sitios con suelos perturbados, así como para controlar la erosión durante el establecimiento de la vegetación. La matriz porosa de la paja de trigo estimula la infiltración de agua, permitiendo que las nuevas plántulas pasen fácilmente a través de la matriz.

Un aspecto clave adicional fue la asociación con el Ejido con un acuerdo para proteger la tierra de nuevos asentamientos humanos, de la deforestación y las actividades ganaderas, para permitir el establecimiento y desarrollo de la revegetación. Otro factor determinante en el éxito del proyecto ha sido la participación y el apoyo de la comunidad local que rodea a la mina, algunos de los cuales fueron contratados para ayudar con el proyecto.

Actualmente, una cubierta de vegetación estable, especialmente de diversas especies de pastos, ha comenzado a fortalecerse y extenderse en El Sauzal, cubriendo la mayoría de las áreas afectadas y restableciendo el ambiente original del sitio. A pesar de los desafíos, el proyecto ha demostrado ser exitoso, cumpliendo con los requisitos gubernamentales reglamentarios para la reforestación de las áreas del proyecto. Se realizarán otras campañas de revegetación para garantizar que la vegetación se establezca en otras áreas perturbadas.

Suscribirse

Suscribirse a las actualizaciones del blog