En esta última parte de una serie de partes en que investigamos más a fondo sobre la forma en que “usar la electricidad” en el sitio de Borden de la mina de oro Porcupine ha tenido un impacto positivo en los requerimientos de ventilación y en el calentamiento del aire de la mina. Llevar un enfoque eléctrico a la industria minera ha desencadenado algunos replanteamientos como eliminar la necesidad de redes subterráneas de aire comprimido y provocar cambios a la estrategia de respuesta ante emergencias.

No hay una tubería de gas natural que se extienda en ningún lugar cercano a Chapleau o al sitio de Borden, así que el equipo tuvo que encontrar una solución para calentar el combustible que caldea el aire subterráneo durante los meses más fríos.

El propano era el gas costoso que considerábamos. Se consideró brevemente la biomasa, como desecho de la industria forestal, pero requería bastante tráfico en el sitio y no era seguro si podría competir en términos económicos con el propano. El gas natural licuado fue otra opción que se vio en bastante detalle, aunque eso requería una importante huella en el sitio y financiamiento del gobierno para hacerse realidad. El equipo se sentía comprometido a encontrar una solución que fuera incluso mejor para el ambiente y asimismo sea más rentable.

Se presentó una oportunidad para fomentar la colaboración, que es uno de los principales comportamientos de Supérate de Goldcorp, cuando Borden supo de una compañía que distribuía gas natural comprimido (CNG) que estaba buscando establecer un centro en el área de Timmins. Dave Fenato, Superintendente de Mina explica: “La compañía comprime gas natural de la red de tuberías nacional hacia contenedores a 4000 psi y lo envía por camión desde Timmins al sitio. Esto simplifica las cosas para nosotros ya que no necesitamos mucho espacio en el sitio para almacenar los contenedores, y solo necesitamos una pequeña instalación de descompresión. Usar CNG también reduce las emisiones de efecto invernadero en 20 por ciento en relación al propano, y, al ser 16 por ciento más barato que el propano, nos aporta incluso más ahorros de costos. Lo que es incluso mejor es que todo el equipo está instrumentado y alertará al proveedor por medio de comunicación satelital cuando uno de los remolques está quedando vacío para que puedan dejarnos uno lleno”.

El nuevo sistema estará funcionando a tiempo en otoño, cuando vuelvan las temperaturas másbajas.

Suscribirse

Suscribirse a las actualizaciones del blog