En esta última entrega de nuestra serie de cuatro partes acerca de la diversidad e inclusión en nuestro lugar de trabajo, observamos cómo los proyectos y operaciones a gran escala tienen el potencial para impulsar de manera considerable la presencia de las mujeres en la minería e inspirar una mayor inclusión e innovación. 

El funcionamiento de Porcupine de Goldcorp ubicada en Timmins, Ontario, es una de las minas de oro de funcionamiento continuo más grandes de Norteamérica. En 2016, Porcupine marcó su 106º año de funcionamiento continuo como mina y como molino, el cual ha producido más de 67 millones de onzas de oro desde que comenzó la producción. Ese mismo año, Goldcorp anunció la identificación de una reserva mineral de oro de 5.4 millones de onzas, la cual ahora se conoce como el Proyecto Dome Century.

El Proyecto Century es una potencial mina a cielo abierto a gran escala y una planta de procesamiento asociada en la mina Dome. Al momento de anunciarlo, el alcalde Steven Black dijo que el prospecto de tal operación a gran escala que se está poniendo en marcha en el Dome es “algo revolucionario para la ciudad de Timmins”. Eso lo dijo en términos de beneficio económico, pero el proyecto es algo revolucionario también de otras formas ya que tiene el potencial de aumentar significativamente el perfil de las mujeres en la minería y servir como un incentivo para una mayor inclusión.

El equipo que trabaja en la evaluación del desarrollo de la mina a cielo abierto expandida y la planta de procesamiento asociada no es sólo un grupo que reúne a personas con una amplia variedad de experiencia profesional, sino que está dividida en partes iguales entre hombres y mujeres. El balance de género es algo inusual en una industria en donde las mujeres todavía representan una minoría. Incluso, para la gerente del Proyecto Century, Sophie Bergeron, la integración es la clave para crear equipos y organizaciones que sean capaces de innovar.

“Las mujeres aportan un enfoque diferente a la mina. Los ingenieros hombres y mujeres pueden tener perspectivas completamente diferentes de un mismo problema y eso es algo bueno”, asegura Bergeron. “Trabajar con el equipo del Proyecto Century hace obvio que un grupo de personas con experiencia individual y maneras de pensar diversas es mejor que un grupo homogéneo cuando se trata de resolver problemas complejos e inusuales que forman parte integrante del desarrollo de una mina”.

Para poder crecer y progresar como una industria, la minería necesita más mujeres que puedan concientizar y liderar con el ejemplo. En última instancia, contar con mujeres en cargos de liderazgo, como es el caso de Sophie Bergeron, es la señal más poderosa tanto para hombres como para mujeres.

“Nuestro equipo trabaja en uno de los proyectos más grandes de Goldcorp,” explica Bergeron. “Al mostrar lo que podemos lograr, espero que podamos inspirar a otras compañías a enfocarse en crear equipos inclusivos y a alentar a más mujeres a unirse a la industria”.

Para leer el artículo completo de la Asociación Minera de Ontario, haga clic AQUÍ.

Suscribirse

Suscribirse a las actualizaciones del blog