La Responsabilidad Social Corporativa no es solo el manejo de riesgos. Es creación de valor para los accionistas

John Bell, presidente y director independiente del Comité de Sustentabilidad, Medio Ambiente, Salud y Seguridad de Goldcorp, se reunió hace poco con la revista del Instituto de Directores Corporativos para discutir el cambiante rostro de la extracción de recursos. Aquí presentamos el artículo publicado:

¿Cómo están evolucionando los marcos de regulación en el sector de recursos naturales a nivel nacional, regional y global?

El sector de metales preciosos sigue beneficiándose de unos sólidos precios de los metales. Los países en los que opera Goldcorp están estableciendo o considerando establecer una nueva legislación y regulaciones para la minería en el contexto de sus propios desafíos fiscales, y la mayoría de las jurisdicciones están pensando en las regalías de las compañías mineras como un medio para impulsar los ingresos y capitalizar la tendencia al incremento del precio de los metales. La mayoría de las jurisdicciones está evolucionando con respecto a los grupos indígenas; muchos países comienzan a implementar su compromiso con ILO169 (la convención internacional de derechos humanos para pueblos indígenas) y están luchando por desarrollar su capacidad al seno de las instituciones gubernamentales. Hay también una gran variedad de iniciativas a todos los niveles que giran en torno a cómo las empresas del sector de la extracción responden a los desafíos del manejo de emisiones de gas invernadero, energía y agua.

¿Cómo garantiza la Junta Directiva que tiene información suficiente para hacer su trabajo? ¿Qué caminos de investigación explora usted en este sentido?

La Junta Directiva se apoya en las presentaciones detalladas y completas que ofrece la gerencia en las reuniones de la junta y en las sesiones anuales de presupuesto. Además, tenemos un contacto directo entre una reunión y otra con el presidente y director general, así como con la gerencia superior, para tratar asuntos de interés, y también los vemos en diversos eventos corporativos. El Comité de Sustentabilidad, Medio Ambiente, Salud y Seguridad (SEH&S, por sigla en inglés) que yo dirijo en Goldcorp se beneficia de visitas regulares a los lugares de las minas para tener una idea real de los logros de esas minas particulares y de todo lo que ocurre en ellas. En general, nos reunimos con miembros de las comunidades locales y vemos con nuestros propios ojos el impacto de Goldcorp para los habitantes locales. A principios de 2012, la Junta se reunió con ancianos nativos en un sitio de reclamación importante en Timmins, Ontario, y pasó un día con la comunidad Cree de Wemindji en James Bay (Quebec), con la que tenemos un acuerdo de colaboración para nuestro proyecto Éléonore. Me parece extremadamente útil y agradable asistir a los talleres de seguridad, medio ambiente y sustentabilidad de Goldcorp cada dos años para estar informado de las cuestiones clave relacionadas con la participación del Comité de SEH&S; en estos talleres, todos los gerentes generales de mina, de medio ambiente y seguridad, y de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) discuten estos asuntos a profundidad.

El taller de 2012, llevado a cabo en México, atrajo a más de 200 personas, lo que deja ver la magnitud actual y la complejidad de la compañía, así como su compromiso con las prácticas mineras responsables. Por primera vez en la historia de la empresa, este evento incluyó talleres dedicados a los derechos humanos. Una ONG con base en Washington, DC, el Fondo para la Paz, dirigió talleres sobre la implementación de la nueva política de derechos humanos de Goldcorp en nuestras minas en relación con nuestros empleados, con las comunidades locales y los procedimientos de reclamación, y con cómo evitar abusos potenciales. El congreso también fue el marco para la introducción de una nueva política de manejo del agua, con una concentración en cómo pueden las minas trabajar con esta estrategia, similar a las políticas que ya están en funciones para el uso de energía. Como contexto, también me apoyo en informes de los países preparados trimestralmente por una fuente externa para tener antecedentes de la economía y de las situaciones geopolíticas cambiantes en las diversas jurisdicciones en las que opera la compañía. El mundo está evolucionando muy rápidamente; es importante mantenerse al día de lo que está ocurriendo en la industria y más allá de ella, y seguir aprendiendo.

Los incidentes recientes en Sudáfrica y Guatemala han dirigido la atención sobre las industrias de la extracción. ¿Cuál es el papel de la Junta en situaciones de crisis?

Cuando se cuenta con procesos sólidos de manejo de riesgos, debería haber pocas crisis. Las Juntas pueden y deberían contribuir a evitar las crisis, apoyando las mejores prácticas en manejo de riesgos. El tono establecido por el presidente y director general y por el equipo sénior es clave. Aun así, toda organización enfrentará una crisis tarde o temprano, y es entonces cuando se ponen a prueba esos procesos. Un ejemplo que recuerdo se relaciona con la mina Marlin de Goldcorp en Guatemala. A finales de 2008, la Junta supo que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos había emitido una carta precautoria al gobierno de Guatemala para pedir que se clausurara la mina Marlin. Ya éramos conscientes de varias acusaciones contra la mina en relación con la calidad del agua. El Comité de SEH&S había visitado la mina Marlin y había visto que estaba bien manejada y que tenía protocolos ambientales adecuados para proteger la calidad del agua. La mina Marlin es uno de los más grandes contribuyentes fiscales de Guatemala y tiene un impacto económico importante en las comunidades de los alrededores de la mina, ya que la mayor parte de la fuerza de trabajo es maya, originaria de las comunidades aledañas.

La Junta pudo proporcionar dirección y apoyo al equipo gerencial para establecer una serie de iniciativas. Comenzando con el desarrollo de relaciones más sólidas con los dos pueblos más grandes de la zona y después de una resolución propuesta en el AGM de 2009, Goldcorp accedió a trabajar con un grupo de inversión ética y con el Cuarto Fondo Nacional de Pensiones Sueco para llevar a cabo una evaluación imparcial de impacto a los derechos humanos. Fue la primera vez que una empresa grande de recursos accedió a pasar por una evaluación detallada de sus actividades relacionadas con los derechos humanos, una acción que la Junta apoyó y fomentó abiertamente. La evaluación se emitió de manera pública, junto con informes que detallaban los resultados y que daban un seguimiento a las recomendaciones específicas de la evaluación. Como parte de ese seguimiento, la Junta demostró su supervisión e interés en la materia cuando el Comité de SEH&S se reunió con la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de Guatemala y le presentó el primer ejemplar en español de la política de derechos humanos de Goldcorp recién publicada.

Como parte del legado en curso de los municipios cercanos a la mina Marlin, Goldcorp está involucrado en iniciativas que proporcionan empleos y capacitación vocacional, estimulando la extensión agrícola y el desarrollo de pequeños negocios, mejorando los sistemas de agua y de aguas residuales de la comunidad, y ayudando a construir escuelas, canchas deportivas y carreteras. La más reciente contribución de Goldcorp para las familias y las comunidades que viven cerca de la mina Marlin es un nuevo y muy necesario centro médico. En un terreno proporcionado por el municipio y con personal de salud y el apoyo operativo del Ministerio de Salud Pública de Guatemala, Goldcorp fundó el Centro de Atención Permanente para responder a la necesidad creciente de una atención de salud accesible en el municipio de San Miguel Ixtahuacán y el estado de San Marcos, en Guatemala.

¿Qué tan importantes son las relaciones comunitarias, sobre todo en lugares de alto riesgo?

Las relaciones comunitarias son extremadamente importantes en todas las operaciones de Goldcorp. Por ejemplo, poco después de mi ingreso a la Junta Directiva de Goldcorp en 2005, visité la mina Wharf, en Dakota del Sur, en un momento en el que se hablaba de cerrarla. La mina estaba en sus últimos meses de producción. La gente ya estaba empezando a hacer las maletas y a pensar en nuevos empleos.

En nuestra reunión más reciente de la Junta, el gerente general de Wharf explicó que la vida de esa mina se ha extendido nueve años, con la expectativa de que tal vez después se extienda aún más. El principal impulso para ese impresionante giro fue en gran medida la solidez de las relaciones con las comunidades y los gobiernos locales, así como la asociación única con la operación de telesillas cercana a la mina. El equipo gerencial, con completo apoyo de la Junta, colaboró para hacer un plan con las comunidades locales con el fin de expandir las operaciones. Es una clásica situación en la que todos ganan.

Goldcorp opera en diversas zonas donde hay poblaciones indígenas. En estos lugares, las relaciones comunitarias deben estar acompañadas por un entendimiento con precedentes legales, de nueva legislación, como en Ontario, así como por una conciencia y sensibilidad culturales. Nuestro comité visitó el lugar de la mina Éléonore, al norte de Quebec, poco después de que Goldcorp adquiriera la propiedad. Cuando caminamos por un sendero que había sido elegido para ser convertido en una carretera, el asesor explicó que había recorrido esa zona con el encargado Cree de los intereses pesqueros y de caza, quien pidió que se desviara la carretera ligeramente para facilitar el acceso a su lugar de caza y pesca. Su solicitud fue aceptada. Esto nos hizo recordar que como operadores tenemos que involucrar a las comunidades indígenas y locales en general desde el principio.

El acuerdo de colaboración entre Goldcorp y los Cree de Wemindji establecido el año pasado proporciona mayores beneficios a los Cree cuando la mina tiene éxito. Durante toda la construcción y las operaciones, los Cree estarán involucrados como empleados, proveedores y contratistas. Me ha impresionado mucho cómo, a través de decisiones de contratación clave, la compañía ha fortalecido su capacidad de comprometerse con las comunidades indígenas.

¿Deberían los directores involucrarse con iniciativas comunitarias o son más efectivos alrededor de la mesa de juntas?

Yo opino que la efectividad de los directores para supervisar las relaciones comunitarias depende de sus contribuciones en la sala de juntas. Sin embargo, sus sugerencias sin duda estarán mejor documentadas si han visitado a las comunidades locales y han escuchado y visto sus reacciones. Las partes interesadas resultan beneficiadas cuando la Junta se interesa realmente por su situación.

Por último, ¿es la RSC solamente una moda o tiene un valor financiero para los accionistas?, y si lo tiene, ¿exige una mayor supervisión de la Junta?

Cualquier compañía que ignore la RSC lo hace bajo su propio riesgo. Las operaciones de enclave como algunas que vi en África y Sudamérica hace 30 años ya quedaron en el pasado. En esas operaciones, las compañías construían una carretera hacia un recurso y después cavaban grandes hoyos para sacar los recursos sin pensar demasiado en las comunidades locales. Cuando se agotaba el recurso, tomaban sus picos y palas y simplemente se iban. Una RSC mal desarrollada puede tener un impacto desastroso en los resultados financieros. En el caso de Goldcorp, un manejo efectivo del proceso evitó el cierre de la mina Marlin, que no solo contribuye significativamente al balance final de Goldcorp y es un importante apoyo para el PIB de Guatemala, sino que además impulsa la economía con empleo regional y un positivo cambio social. Así que las desventajas son fáciles de ver: sin un apoyo amplio de las comunidades y los gobiernos locales de los países en los que operamos, no podemos tener éxito. La RSC no solo es manejo de riesgos; es creación de valor para los accionistas.

El valor para los accionistas también es evidente porque los inversionistas institucionales siguen expresando interés en este aspecto de las operaciones. El presidente y director general de Goldcorp y el personal sénior de RSC se reúnen cada año con inversionistas responsables socialmente (SRI, por sigla en inglés), quienes adjudican sus fondos en función de la RSC. Este año, participé por primera vez en esta reunión como miembro de la Junta y como presidente del Comité de SEH&S. Fue muy útil para la Junta escuchar las preocupaciones de los SRI, igual que fue importante para ellos escucharnos a nosotros. La RSC es de gran importancia para las compañías del sector de recursos y cada vez se incluye más como un elemento importante de la evaluación para la compensación del presidente y director ejecutivo, y de los ejecutivos sénior.

Suscribirse

Suscribirse a las actualizaciones del blog