Junto con el Fondo por la paz, Goldcorp lanzará un programa de entrenamiento paulatino sobre derechos humanos para 11.000 empleados y contratistas en todo el mundo.

Como parte de nuestro compromiso de respetar los derechos de los empleados y habitantes de todos los países donde operamos y nuestro objetivo de ser un ejemplo en lo que a mejores prácticas en la industria se refiere, Goldcorp lanzó en ocho naciones un amplio programa de entrenamiento en materia de derechos humanos. En el último año, Goldcorp trabajó junto con el Fondo por la paz, una organización independiente y sin fines de lucro fundada en 1957, ubicada en Washington, DC (Estados Unidos) y reconocida como líder en la mitigación de conflictos entre comunidades y empresas a través de programas de educación y participación. “Nos decidimos por el Fondo por la paz por su experiencia en transformar los derechos humanos en un elemento valioso para las empresas y su capacidad para lograr que las fases normativas se transformen en acciones que motiven a las personas. Saben cómo acercar el tema de los derechos humanos a las personas”, señala Dina Aloi, vicepresidente de Responsabilidad Social Corporativa de Goldcorp.

Goldcorp comparte con la base de la filosofía del Fondo por la paz, cual es que las empresas tienen el deber de respetar los derechos humanos y evitar contribuir en el abuso de las libertades civiles. En más de cincuenta países, el Fondo por la paz trabaja junto con gobiernos, instituciones educacionales, militares, civiles, mediáticas y privadas a fin de establecer los Principios Voluntarios de Seguridad y Derechos Humanos, un conjunto de pautas para trabajar en zonas conflictivas donde es necesario contar con un equilibrio cuidadoso en cuanto a seguridad en el lugar de trabajo y protección de los derechos y libertades de las personas.

“Acercamos principios de alto nivel a las personas, simplificando la complejidad de los derechos humanos, explicando su importancia y ajustándolo para los empleados en el contexto de sus labores diarias y relaciones personales”, señala J.J. Messner, alto miembro del Fondo por la paz. “Creamos situaciones para ilustrar aplicaciones prácticas e impartir una disposición mental sobre cómo actuar, reaccionar y adecuarse a los cánones y estándares de Goldcorp”. Entre los pasos integrales destinados a la implementación del programa se encuentran:

  • La identificación de desafíos y preocupaciones a nivel local y regional.
  • La comprensión de las diferentes leyes y marcos legales vigentes.
  • La adaptación de políticas y procesos al contexto del país pertinente.
  • El fomento de la participación de los países donde operamos.
  • La sensibilización y la defensa de los derechos humanos.
  • La facilitación del diálogo en las comunidades.
  • El desarrollo de enfoques a fin de mitigar conflictos y resolver problemas.
  • La implementación de procedimientos y protocolos en los lugares de los proyectos.
  • El entrenamiento y la capacitación de proveedores de seguridad privados y públicos.
  • El establecimiento de mecanismos y procesos para el informe de incidentes.

Goldcorp también hará un seguimiento y medirá el avance y el desempeño con las herramientas del Fondo e indicadores de impacto, señala Aloi. “Son pocas las empresas que han seguido este camino, por lo que es algo novedoso que esperamos compartir con el resto de la industria y la comunidad internacional”.

El papel que juegan las empresas en lo que a derechos humanos atañe genera un debate a nivel mundial, incluidas preguntas sobre cómo las empresas pueden respetar en forma proactiva y eficaz los derechos humanos, cómo evaluar los riesgos relativos a los derechos humanos, de qué forma las compañías pueden implementar de mejor manera estrategias para el manejo de los derechos humanos, y cómo medir y monitorear los cambios significativos en la cultura entorno a los derechos humanos. Reconocemos que nuestra política sobre derechos humanos y el programa de entrenamiento son solo los primeros pasos para el fortalecimiento de una cultura de respeto por los derechos humanos en todas las localidades donde operamos.

Quisiéramos saber su opinión sobre qué más podríamos hacer; qué ha funcionado y qué no ha servido; cuál debe ser la participación del gobiernos y entidades no gubernamentales en las estrategias y programas de derechos humanos de las empresas privadas. Compartan con nosotros sus opiniones.

Suscribirse

Suscribirse a las actualizaciones del blog